Torquemada

Localidad palentina asentada a la vera del Pisuerga. A lo largo de la historia se ha mostrado como punto de llegada y partida, como lugar de tránsito de personajes insignes cuyas hazañas o actuaciones el tiempo ha preservado cubriendo con lustroso envoltorio. Así cabe destacar a Juana la Loca haciendo parada en este lugar para dar a luz a su hija Catalina, futura reina de Portugal aunque más conocida por estos parajes como “la Torquemadina”.

Territorio de paso es Torquemada también para el propio río Pisuerga, que ahonda su lecho con un calmado discurrir y facilita la irrigación de una vega muy apreciada por sus hortalizas. Unas aguas que recogen, por otro lado, el continuo reflejo de su glorioso pasado, renovando en ondas consecutivas las imágenes vibrantes del gran templo barroco de Santa Eulalia o el majestuoso puente de 25 ojos. Y mientras, casas señoriales selladas con fechas y escudos se hilvanan en calles que, año tras año, soportan un calendario festivo iniciado en la temprana víspera de Reyes y se prolonga hasta la vendimia, pasado San Mateo, por un bien delineado barrio de bodegas.

PuenteApartada de este trajín, custodiando el reposo de los difuntos, la antigua iglesia parroquial de Santa Cruz que, soportando reformas hasta el siglo XVIII, muestra orgullosas trazas románicas de su primera fábrica del s. XII en su portada y cabecera.